t La Leche Materna y los Dientes | Truedent Odontología Integral

La Leche Materna y los Dientes

La Leche Materna y los Dientes

La lactancia materna es una práctica que tiene múltiples beneficios en el recién nacido. Son muchas las propiedades que la leche materna aporta al bebé en sus primeros meses de vida, a nivel nutritivo, inmunológico, emocional, así como también favorece ampliamente en la salud bucal del recién nacido.

Las grasas, los carbohidratos, proteínas, vitaminas y minerales, factores anti infecciosos como la inmunoglobulina y glóbulos blancos, son importantes para combatir infecciones. Todos estos componentes influyen sobre la salud bucodental pues inhiben el crecimiento bacteriano, evitando el desarrollo de caries.

La lactancia exclusiva, alimentación solo con leche materna, reduce el riesgo de caries del biberón, pues la exposición frecuente y prolongada de los dientes del bebé a bebidas que contienen azúcar, aumentan las probabilidades de lesiones careosas. Este tipo de caries a menudo ocurren cuando se acuesta al bebé con un biberón que contenga leche de fórmula, jugos de frutas y hasta la leche materna que contenga excesiva cantidad de azucares. Al bebe dormirse con ese tipo de líquidos sin limpiar el área bucal aun cuando el recién nacido no tenga dientes. 

Por otro lado, la leche materna contribuye al buen crecimiento de los maxilares y estimula la respiración nasal de los niños. El ejercicio de succión ejercita una serie de músculos que favorece la relación con el maxilar superior, así como también refuerza el circuito respiratorio. La succión constante que realiza el bebé al ingerir la leche materna da como resultado mejor mordida.

Aun así, la alimentación exclusiva con leche materna no significa que no necesitará el apoyo de un odontólogo algún día. El profesional te ayudara a mejorar o corregir algunos factores desfavorables como, el uso de chupón, hábitos como la succión del pulgar, condiciones genéticas, entre otros que afectan la formación y crecimiento de los huesos y dientes para una ideal mordida.

 

Recuerda que la alimentación natural supone por tanto un desarrollo oral favorable para los bebés.

¿Qué podemos recomendarte?

  • Es importante que empieces con la higiene oral de tu bebe tan pronto como puedas, aunque todavía no tenga dientes. Aprovecha el momento del baño para limpiarle las encías con una gasa o un pañito humedecido para generar un habito.
  • Una vez erupcionado el primer diente de leche de tu peque, disminuye gradualmente la lactancia materna durante las noches. Si decides no hacerlo, es muy importante que realices la limpieza dental inmediatamente después de la toma, aun estando dormido puedes suavemente limpiar las encías y dientitos de tu bebe.
  • Lleva a tu bebé al dentista antes de su primer año para que te informe las medidas para evitar la aparición de caries y otras enfermedades orales.

Truedent